Las viviendas Passivhaus son una excelente inversión

¿Te imaginas reducir en un 75% el consumo de calefacción y refrigeración de tu domicilio? Con las viviendas Passivhaus, puede hacerlo porque están diseñadas para tener en cuenta las condiciones climáticas circundantes para producir un ambiente interior confortable con un consumo de energía casi nulo.

Las viviendas pasivas mezclan un alto confort interior en invierno y verano, un consumo energético extremadamente bajo y costes accesibles. El certificado Passivhaus es un modelo de edificación de eficiencia energética que se originó en Alemania en la década de 1990.

El dinero que se puede llegar a ahorrar con este tipo de inmuebles no es solo para los bolsillos de las personas que habitan en estas casas con certificados Passivhaus, sino también para la tierra. Las casas pasivas ayudan a moderar el cambio climático porque su construcción está estrechamente relacionada con las edificaciones ecológicas, en las que la edificación sostenible y la energía no solo priman durante el proceso constructivo, sino de igual forma durante todo el ciclo de vida de la casa.

El certificado Passivhaus también tiene otras rentabilidades, como un mayor costo patrimonial, una estructura de vanguardia en términos sostenibles y edificios que tienen en cuenta la energía renovable natural del lugar donde se construye la casa.

Cada vez más personas están preocupadas por el impacto en el medio ambiente y quieren ponerse a trabajar. La construcción de hogares medioambientales puede reducir el consumo de energía y la huella ecológica. Así, los gastos correspondientes a suministros básicos de energía eléctrica, agua y gas se reducirán considerablemente a fin de mes.

 

Comparte

Solicitar información